Alan y Atkinson

  • RIGOR
    RIGOR

    en la realización  de nuestro trabajo, utilizando metodologías contrastadas y cuidando la calidad  en la ejecución.

  • RENDIMIENTO
    RENDIMIENTO

    porque nuestro objetivo prioritario es añadir valor a nuestros clientes y ayudar a aumentar el rendimiento de personas  y organizaciones.

  • INNOVACIÓN
    INNOVACIÓN

    porque buscamos la mejora continua, haciendo las cosas de manera diferente según cada necesidad.

  • PERSONAS
    PERSONAS

    porque son el eje de nuestro trabajo, y porque el desarrollo integral de su potencial produce mejoras tanto a nivel personal como organizacional.

Smaller Default Larger

Actualidad

¿Será verdad que las nuevas tecnologías elevan la productividad?

Es el primer día de trabajo de Paco tras sus vacaciones. Es temprano y va conduciendo rumbo a la oficina, le suena el móvil, atiende la llamada haciendo uso del “manos libres”. Responde un par de preguntas sobre ese asunto que gestionó hace 3 días desde la playa a través de su Smartphone. Siente cómo vibra su flamante reloj nuevo, le está indicando que acaba de recibir un email que lee en el primer semáforo que encuentra en rojo. En las ocho horas que dura su jornada laboral asiste a dos videoconferencias internacionales, descarga en su tablet una nueva aplicación para la gestión de su departamento, revisa y publica información en 4 redes sociales diferentes. Al llegar la hora, coge el portátil y se va a casa, a ver si allí termina el informe que ha comenzado y lo sube a la nube para que todo el equipo lo pueda revisar de forma inmediata. Después de cenar, sentado en sofá, lee la prensa mientras ve la televisión, responde el Whatsapp de su compañero que le recuerda la reunión de mañana. Finalmente, se va a la cama. Pone el móvil en la mesilla de noche para que suene la alarma a la misma hora de siempre…


¿Exagerado? No tanto. Cada vez, nos encontramos más “Pacos”: trabajadores que, por un lado son capaces de atender muchos asuntos diferentes en un espacio muy breve de tiempo gracias a las nuevas tecnologías, pero que por otro no dejan paso a la “desconexión”, a desvincularse mentalmente de sus responsabilidades y de sus “asuntos pendientes”.


Hace años que hay un consenso generalizado en afirmar que las nuevas tecnologías aumentan la productividad en las empresas. Es posible que sea así. Actualmente nadie duda de que la mejora en las comunicaciones eleva la eficacia en la transmisión de información, reduce los tiempos de determinados procesos, posibilita el teletrabajo, facilita el trabajo en red entre profesionales de cualquier parte del mundo, favorecen los contactos comerciales y laborales, impulsan la internacionalización de las empresas…

nuevas tecnologías y productividadEfectivamente, todo parecen ventajas… hasta que nos acordamos de Paco. Abusar de las nuevas tecnologías nos puede llevar al error de pensar que nos estamos comunicando, cuando en realidad solo estamos transmitiendo información. Y lo que es peor: nos hace estar “conectados” 24 horas los 365 días al año. Da igual que sean vacaciones o fines de semana, horario laboral o que sea la hora de cenar, siempre estamos disponibles. Al menos mentalmente.


Aunque no siempre es fácil de detectar, hay estudios que apuntan a que esta situación está elevando considerablemente los niveles de estrés y ansiedad entre los trabajadores. Si ya está sobradamente demostrada la relación entre estrés y baja productividad, la pregunta es evidente: las nuevas tecnologías, ¿realmente elevan la productividad? Creemos que sí. Pero siempre que su uso no sea excesivo, que sean un conjunto de herramientas que nos hagan más eficaces y nos ayuden a trabajar en equipo, pero que nos sigan dejando ese espacio para el desarrollo exclusivamente personal.


Pero ¿cómo conseguirlo? La “invasión” de la tecnología y los sistemas de comunicación en nuestras vidas ya no tiene marcha atrás. Los cambios en esta área han sido tan vertiginosos que no nos ha dado tiempo como sociedad a asimilar sus consecuencias. Pero tendremos que aprender a gestionar esta situación. Las empresas tendrán que comenzar a establecer lineamientos claros para que su gente aproveche todo lo bueno que tiene la tecnología para seguir creciendo, pero sin que se deje “arrastrar” por su lado más complejo. Para que las nuevas tecnologías jueguen a favor de la empresa y la persona. Y en este aspecto los departamentos de Recursos Humanos, como expertos en personas, tendrán mucho que aportar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

FacebookMySpaceTwitterLinkedin